Skip to content
Museum for the United Nations - UN Live
My Mark: My CityEn directoAcerca de nosotrosÚnete

Menu

My Mark: My CityEn directoAcerca de nosotrosÚnete

Colaboración creativa en Amán

Jordania cuenta con una de las poblaciones más jóvenes del mundo, con casi el 75 % de la población menor de 30 años, y casi la mitad de esa población vive en una única ciudad, Amán. ¿Y si toda esa gente joven estuviera facultada para hacer de sus ciudades lugares sostenibles y hermosos para vivir?

Este proyecto piloto para My Mark: My City lo ideó y dirigió la creativa jordana Zain Tarawneh. Zain se dio cuenta de que muchos jóvenes jordanos “tienen grandes dudas sobre lo que les deparará el futuro” y fue esa tendencia la que quisimos desafiar. El proyecto que diseñamos implicó a estudiantes de secundaria y universitarios en la cuestión del cambio climático con el fin de movilizarlos y dotarlos de los medios para hacerle frente.


Romper barreras

Zain quería que este programa “rompiera barreras y fuera poco convencional, a la vez que adoptara un enfoque contextualizado y localizado de la sostenibilidad en Amán”. Reunió a una gran variedad de expertos de campos que de otro modo rara vez trabajarían juntos: arquitectura, patrimonio cultural, cine, artes visuales, diseño y gastronomía. Durante tres días, una serie de talleres y actividades contribuyeron a transformar el interés por el medioambiente de un grupo de jóvenes jordanos en una visión práctica que les ayudaría a planificar cómo mejorar su ciudad.

Al principio, a los estudiantes les costó comprender este enfoque intersectorial. Como señaló Rawand, una estudiante de arquitectura de la Universidad de Jordania, “el primer día no lograba entender la relación entre el medioambiente y el cambio climático y los museos, hasta que empecé a aprender de mis compañeros sobre sus campos y me di cuenta de que todo puede estar conectado. Es hora de pensar en el cambio climático de forma creativa e imaginativa”.

Los estudiantes visitaron diferentes comunidades en Amán para ver cómo disciplinas tan diferentes podían aplicarse en el diseño de una ciudad sostenible. Mediante conversaciones y prácticas creativas, imaginaron cómo podían desempeñar un papel en la transformación de su ciudad: desde la narración de historias e iniciativas de creación de lugar hasta empresas sostenibles. Con los cineastas jordanos de Sira films, los estudiantes aprendieron a hacer cortos y contar historias desde detrás de la cámara; con los diseñadores de videojuegos de Maysalward, aprendieron a utilizar la narración de cuentos y la ludificación para impulsar el compromiso; con el estudio de investigación en arquitectura Studio X Amman, aprendieron sobre el urbanismo del agua; y con la organización cultural sin ánimo de lucro Turquoise Mountain, vieron cómo el patrimonio cultural jordano puede conformar e impulsar enfoques sostenibles contemporáneos. Los talleres tuvieron lugar en los centros comunitarios creativos Manara Arts and Culture y Urdon Shop.

Convertir ideas en realidad 

Al final de los tres días, los estudiantes presentaron sus ideas sobre cómo hacer que Amán fuera más sostenible ante un jurado. El Museum for the United Nations – UN Live apoya a los estudiantes ganadores durante un periodo de tres meses mientras intentan hacer realidad sus ideas. Uno de los primeros proyectos es una azotea jardín sostenible en Amán, creada y cuidada por los estudiantes.

Para Zain, el proyecto consistía en derribar barreras “una conversación tras otra”. El programa emparejaba a personas de diferentes universidades, sectores, áreas y generaciones, y les pedía que colaboraran para lograr soluciones a problemas comunes.

Aunque el proyecto se había diseñado para un número reducido de estudiantes, otras escuelas y facultades jordanas ya están solicitando que se repita el programa. Imagina el impacto que tendría si pudiera ampliarse al conjunto del país.


    Más proyectos